domingo, 4 de noviembre de 2007

Desde Cuacos de Yuste







Saludos desde Cuacos de Yuste.

Ahora sí, con conocimiento de causa, ¡Enhorabuena!, los símbolos que expresan los siete pecados capitales en las fotografías, me parecen muy acertados, sobre todo los de la soberbia, la avaricia y la lujuria.

Después de dos semanas, tras mi vuelta de Ibiza, seguimos en el comienzo del Otoño.
La naturaleza se resiste, de una forma pertinaz, a iniciar su merecido descanso.

Os contaré, que aquí, por la fiesta de Todos los Santos, el primero de Noviembre, en todas partes celebran, lo que se llama, “La Castañada”. Salimos a recoger castañas al monte y después las asamos y nos las comemos en una especie de encuentro general entre todos (o casi todos) los habitantes del pueblo. Es una primera reunión que anuncia las que se avecinan, como son, la búsqueda de setas, las matanzas, etc.
Se sigue practicando, con total naturalidad, el espíritu de vecindad, las actividades en común, sin que las guíe ningún tipo de interés particular, tan solo el de disfrutar, con los demás, de unas actividades lúdicas, cuyos orígenes se pierden en el tiempo.




Caminando, el sendero nos lleva hasta un punto, donde una pronunciada curva, no nos deja ver que nos deparará la continuación del camino.
¿Como serán, mañana, las aguas por las que discurren los días de nuestra vida?, ¿Serán turbulentas, angustiosas?






¿Serán tranquilas, apacibles?, para saberlo, no nos podemos quedar en el camino conocido, debemos seguir hasta doblar la curva del sendero.
Hasta el mes que viene
Saludos para todos de José Emilio
El miedo nos encarcela, desterrad el miedo y abriréis las puertas de la libertad.

2 comentarios:

nosmojamos dijo...

Hola José Emilio, de nuevo traes un poco de paz y tranquilidad a nuestro espacio (parece que en el momento apropiado) y un poco de sentido común a nuestras vidas acercándonos a nuestra naturaleza. Siempre se agradece savia nueva de otros lares que ayude a fluir al torrente de nuestras aisladas existencias.
"El miedo llamó a la puerta, contestó el amor, pero ya no había nadie". Un abrazo. Alejandro.

Puntdvista dijo...

nunca sabremos como será el mañana, pero si hoy, haces las cosas con gusto, seguro que mañana saldran mejor!

gracias jose emilio, por teletransportarnos a una naturaleza amiga i desconocida, con que acompañas las castañas?? mucho vino? ¿?¿?jejeje